sábado, mayo 18, 2024
InicioReflexionesEl Dinero y Tú

El Dinero y Tú

El Dinero y Tú :
Si algo tenemos muy claro desde temprana edad, es que contar con medios económicos es a lo que debemos aspirar, en muchos casos, no sólo porque nos da la posibilidad de cubrir muchas de las necesidades básicas, también nos da acceso a ciertos privilegios y para algunas personas, significa además, sentir que son respetados y poderosos.

El dinero y tú

El valor que le damos al dinero, así como la forma en que nos vamos a relacionar con él, depende de lo que hemos aprendido en casa, del mensaje que nuestros padres principalmente nos han mandado al respecto, si es o no importante, si nos suma importancia o tiene poderes limitados. Por otro lado, influye en los hábitos financieros, como gastamos, distribuimos y ahorramos el dinero.

Según Mario Pérez Ladrón de Guevara, autor del libro «Tu relación con el dinero», a partir de los cuatro años somos capaces de identificar que el dinero se cambia por algún bien y que poseerlo nos proporciona beneficios. A partir de este momento, empezamos a observar cómo es que nuestros padres se desenvuelven en este campo, lo que comentan, cómo lo ganan, lo distribuyen y su reacción con respecto a él.

Por eso no es raro que cuando un niño vive con padres que se sienten superiores a otros por disfrutar de una posición económica holgada y tienen actitudes hostiles o prepotentes con otras personas con menor capacidad monetaria, él tienda a repetir los mismos patrones, para ser más claros, el hogar es el lugar más importante donde se adquieren conocimientos y se inculcan valores, a este respecto.

“La forma en que nos relacionamos con él tiene que ver con la psicología individual, pues tenemos una programación hacia el dinero que es aprendida y otra que tiene que ver con la psicología y nuestra forma de ser, la manera en que manejamos las propias emociones, una persona ansiosa difícilmente podrá ser controlada con el dinero o alguien que ha sido tacaño no podría de un momento a otro gastarlo con libertad, todo esto influye en cómo se configura esta predisposición a actuar con él”, explica el autor.

¡Ven a mí!

Siempre es buen momento para recapitular y cambiar actitudes, por lo que si el dinero no ha llegado a nuestras manos de la manera en que lo deseamos o bien, el tenerlo ha alterado la percepción que tenemos del mundo y de las personas, o nos hemos relacionado con él de una manera mezquina, hay que considerar que “para atraer la abundancia se ha encontrado que la intención que pones y la actitud para alcanzar tu objetivo, son determinan porque es lo que te permite tener la mente abierta para reconocer tus áreas de oportunidad, así es más factible que te ocurran las cosas”, recomienda Mario Pérez Ladrón de Guevara.

Y agrega que la mente en estos casos, funciona como un radar que nos lleva hacia donde están los buenos negocios que se adaptan a nuestras necesidades, pero si no tenemos la intención no sólo no van a llegar, sino que puede ocurrir que aunque lo tengamos enfrente no creamos en él y esto va en contra de uno mismo.

Si hay que hacer un trabajo interno para mejorar esta relación con el dinero, no podemos dejar de lado el hecho que es indispensable tomar otro tipo de acciones, como lo es desarrollar la inteligencia financiera, que consiste en aprender acerca de economía, cómo invertir, cuándo es recomendable comprar bienes y qué tipo de ellos nos convienen, ya que mientras más sepamos de dinero tendremos mayor capacidad para generarlo y hacerlo crecer. Y si bien, nos permite resolver algunas cosas, no olvidemos que su poder es limitado y que no es él quien define lo que somos.

RELATED ARTICLES

4415 COMENTARIOS

- Advertisment -

Recientes